¿Adiós al libro de papel?

libro antiguo

No, pero evidentemente perderá relevancia. Y al haber menos libros físicos, su método de producción se adaptará. Los dispositivos tecnológicos cada vez son más importantes en el aula, los libros digitales tienen exactamente los mismos contenidos que los libros de texto de toda la vida, a diferencia de ellos, en los digitales la motivación por parte del niño es mayor al igual que su implicación. Se trata de un trabajo en el que al participar el niño de forma activa, profesor y alumno aprenden el uno del otro. El libro digital permite insertar fotos, vídeos, enlaces a internet…, es mucho más interactivo sólo que este conlleva un gran trabajo en casa por parte del profesor; este tipo de materiales permite ejercer en el aula una metodología mucho más dinámica, y prestar una atención más personalizada. Aún a pesar de que la respuesta está muy clara, continúa habiendo ciertas contradicciones: Nicholas Negroponte, actualmente director del laboratorio de medios de comunicación del MIT, no parece tener ninguna duda de que la respuesta es un sí muy grande; sin embargo, Umberto Eco, profesor de semiótica mucho antes de ser autor de novelas de éxito, opina que la respuesta, es un no muy grande.

Bill Gates, presidente de Microsoft, pronostica que a la vuelta de 10 años el libro de papel habrá desaparecido

En un libro de papel el contenido está establecido y es inmodificable. Con la tecnología electrónica se vuelve variable y más flexible. Finalmente, usted podrá realzar el texto y complementarlo mediante sonido e imágenes en movimiento. Se creará de esta manera un multimedio completamente nuevo. El libro electrónico también está predestinado a revolucionar el funcionamiento económico del sector editorial. El costo de edición de los libros caerá dramáticamente como resultado lógico del ahorro de materiales, trabajo, manufactura y distribución. En el proceso también se salvarán muchos árboles y hasta el autor más desconocido podrá publicar sus obras por sí mismo. Ello aportará mucha más posibilidad de elección para los lectores. El precio de los libros caerá y las ventas se dispararán. Aunque actualmente es difícil de imaginar, una de las consecuencias de la existencia de los libros electrónicos, que constituirá a la vez uno de sus mayores aportes, podría llegar a ser la disminución del analfabetismo y el aumento de la educación en los países menos desarrollados. Actualmente los habitantes de las naciones pobres no pueden darse el lujo de comprar libros y pocas veces tienen acceso a bibliotecas. Dentro de pocos años, a medida que continúe reduciéndose el costo del hardware, será posible instalar bibliotecas públicas «virtuales» que den acceso a un contenido equivalente al de la biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Deja un comentario