Archives

Visualizando por autor

 

José Mota presenta

Por fin ha llegado la esperada nueva temporada con divertidísimos capítulos… la orquesta de Alcafrán, la vieja’l visillo, los hermanos Correa, son sólo una pequeña muestra de los disparatados y variopintos personajes que conforman el particular universo creado por este innovador humorista español rebosante de imaginación. Aquí les traemos el primer capítulo de la nueva temporada; el resto lo pueden conseguir en la página de Televisión española. ¡Disfrútenlo!

Primer capítulo temporada 4, de José Mota. Ficha técnica:

Precio Formato Categoría Duración Fuente
0 € Video Humor 47:17 min. RTVE

Costillas de cerdo en salsa

Receta simple, pero a la vez, deliciosa. Ingredientes: 1 1/2 kg de costillas de cerdo; 1 cebolla; 1 lata de champiñones; 4 dientes de ajo; 3 tomates maduros; 1 ramita de perejil; 50 g de almendras; 1 cucharada sopera rasa de pimentón rojo; 4 hojitas de laurel; 1 copa de coñac; 3 cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal. Elaboración: Echa 3 cucharadas de aceite de oliva en una cazuela, cuando esté caliente, añade las costillas de cerdo, sazonas con una pizca de sal y las sofríes hasta que queden doradas. Añades la cebolla, el ajo y las hojas de laurel; remueves y dejas sofreír hasta que la cebolla se dore. Cuando la cebolla esté dorada añade la cucharada de pimentón dulce y dale un par de vueltas; incorpora el brandy y dejas reducir un minuto. Añade el tomate rallado; lo mezclas todo y lo dejas un par de minutos; después agrega agua hasta que las costillas estén cubiertas. Deja que hiervan durante unos 40 minutos, a fuego medio, si ves que se queda sin agua, puedes añadirle un poco más. Pasado este tiempo, añade los champiñones y déjalos hervir otros 10 minutos. Finalmente, agrega el picadillo del mortero y espera 10 minutos más. Lo pruebas de sal y si está a tu gusto ya lo puedes servir. Sugerencia de presentación: Puedes acompañarlo con unas patatas fritas. ¡Buen provecho!

Ana Karenina

Autor: León Tolstói. Título: Ana Karenina

Ana Karenina

Ana Karenina, dama de la alta sociedad rusa, casada con un funcionario de San Petersburgo, llega a Moscú con una misión especial: su hermano Stiva le pide que le ayude a hacer las paces con su esposa, que acaba de enterarse de que él le ha sido infiel con la institutriz de los niños. En el camino Ana conoce a una señora que va a Moscú a visitar a su hijo, el apuesto conde Wronsky. En la estación de ferrocarril, Anna conoce al conde, quien le atrae desde el primer instante y él, en ese momento, queda perdidamente enamorado de Ana Karenina. Mientras tanto, un amigo de la infancia de Stiva, Lyovin llega a Moscú para proponer matrimonio a la hermana menor de Dolly, Kitty. Ésta le rechaza esperando una oferta de matrimonio del oficial Vronsky. Pero a pesar de tener cierto interés por Kitty, él no piensa casarse con ella. Al contrario, se enamora de Anna, después de conocerla en la estación de tren de Moscú y bailar juntos una mazurca en una fiesta. Tras arreglar los problemas familiares de su hermano, Ana Karenina se marcha a San Petersburgo para evitar el incremento de los celos de Kitty, la hermana de Dolly, quien estaba enamorada de Wronsky. Éste al enterarse de que Ana se ha marchado a San Petersburgo decide ir tras ella en el mismo tren, donde se encuentran y él le declara su amor. Ana trata de rechazarlo, intentando controlar los sentimientos despertados por él en ella. En San Petersburgo, Wronsky sigue buscando el amor de Ana, que, poco tiempo después, se lo concede. En esos momentos la pasión desenfrenada de ambos no tenía tiempo ni lugar y buscan cualquier instante para encontrarse. La relación existente entre ambos no pasa desapercibida en la sociedad, lo que hizo que Karenin, esposo de Ana, sospeche del romance. Karenin decide enfrentar la realidad, preguntándole a Ana si existe algo entre ella y el conde, a lo que ella responde con evasivas. Meses después, Ana queda embarazada de Wronsky; lo que la sume en un estado de profunda depresión.

Resulta evidente, al comparar la biografía del autor con el tortuoso devaneo mental que sigue su héroe, entiéndase Lyovin, para llegar a la felicidad completa, que la crítica resulta también en una autocrítica, que avanza repasando la vida del autor, desde su juventud, bastante liberal en lo que a valores se refiere, hacia su adultez y madurez. Surge un paralelo entre Tolstói y Lyovin, quien encuentra en la vida campestre el disfrute que no encontró nunca en los placeres usuales con los que se divertía la aristocracia rusa (la ópera, las tertulias sociales, incluso los conciertos con música de Wagner, lo que le resulta incomprensible, por citar algunos ejemplos). Se dice que Lyovin es el mismo Tólstoi, y que relata su propia experiencia personal.

Ana Karenina, de León Tolstói. Ficha técnica:

Precio Formato Categoría Páginas Tamaño
5,75 € PDF Libros 000 págs. 0,00 Mb.

El origen de los incas

Autor: Garcilaso de la Vega. Título: El origen de los incas

El origen de los incas

En los albores del siglo XVI encontramos una fecha que entronca dos mundos, dos mentalidades, dos culturas: 1492. Su vinculación significa que no existe una ruptura entre las dos partes, sino que una es preparación de la siguiente. Y así lo podemos comprobar en los tres apartados mencionados. La fecha de 1492 significa en primer lugar un eslabón que une el Mundo Antiguo y conocido con el Mundo Nuevo o ignorado. No obstante, esto no significa que se desconociera su existencia. Por el Libro de las Profecías que usaba Colón, podemos observar las anotaciones que el marino hizo en su lectura. Entre las observaciones hay constancia de que Cristóbal Colón vivía sumido en las noticias transmitidas desde la Antigüedad de un mundo más allá del Atlántico. La madre del Inca Garcilaso, Isabel Chimpuocllo, era una princesa inca, hija de un principal llamado Hualipa Tupac Inca y nieta de Huayna Capac Inca (o Atahualpa), último rey del Imperio. El encomendero Garcilaso se enamoró de ella, pero los conquistadores españoles sólo se casaban con hijas o hermanas de los incas, e Isabel era descendiente de una rama lateral y arruinada. Sin embargo, Isabel siempre fue muy considerada por Garcilaso y hacía los honores de la casa, atendía a los huéspedes más calificados y mantenía correspondencia, inclusive con el obispo fray Juan Solano. De estos amores nacieron dos hijos: una niña y un niño al que se le impuso el nombre de Garcilaso Chimpuocllo. Así pues, nuestro autor es hijo natural y mestizo, entronque de dos grandes familias. En seguida nos damos cuenta de que nos hallamos ante una personalidad de alta alcurnia, mezcla de dos razas bravas y de cultura milenaria. No nos tiene, pues, que extrañar que el joven Garcilaso se sintiera atraído por las letras, y menos todavía, que aplicara su mayor celo hacia la civilización que veía desaparecer a pasos gigantescos: la cultura inca, el origen de los incas.

Garcilaso de la Vega, el Inca, autor de El origen de los incas, nació en Cuzco, Perú, el 12 de abril de 1539. Era hijo de padre español y madre inca. Su padre, Garcilaso de la Vega Vargas, nació en 1500, en Badajoz; hijo de una hidalga familia extremeña, descendiente de Garci Pérez de Vargas, el mejor auxiliar del rey Fernando III el Santo en la conquista de Sevilla.

El origen de los incas, de Garcilaso de la Vega. Ficha técnica:

Precio Formato Categoría Páginas Tamaño
5,75 € PDF Libros 000 págs. 0,00 Mb.

Cinco semanas en globo

Autor: Julio Verne. Título: Cinco semanas en globo

Cinco semanas en globo

Para muchos, Cinco semanas en globo resulta una novela sencilla y lineal con un argumento predecible. Sin embargo, esta novela muestra los lineamientos y características que acompañarán la obra verniana. El doctor Samuel Fergusson, sabio y explorador inglés, acompañado por su criado Joe y por su amigo Dick Kennedy, decide atravesar el continente africano, que hasta ese momento sólo era conocido de modo fragmentario, usando un globo hinchado con hidrógeno. Un dispositivo que permite subir o bajar a voluntad sin perder gas o echar lastre en busca de corrientes favorables, convierte al globo en un aparato dirigible. La idea de este viaje es unir las exploraciones realizadas por Burton y Speke en el África Oriental con las de Heinrich Barth en las regiones del Sahara y el Chad, y hallar las fuentes del Nilo. Los tres aventureros parten de la isla de Zanzíbar en el globo Victoria y recorren durante cinco semanas los Montes de la Luna (donde sucede la aventura del elefante remolcador), el lago Victoria (que reconocen como la fuente del Nilo), el Nilo, los montes Auríferos (donde suceden las aventuras del misionero, de la codicia y de la sed), el lago Chad (donde el globo es deshecho y Joe se pierde), el desierto del Sahara (el huracán), el río Níger (donde el nuevo Victoria comienza a fallar y ocurre el ataque de los talibas) hasta las cataratas de Güina en el río Senegal, antes de volver a Inglaterra, donde son recibidos con gran entusiasmo y ganan la medalla de oro por la mejor aventura del año 1862.

Se trata de la primera novela de Julio Verne, y un buen resumen de las expediciones al continente africano, que en aquella época no era muy conocido por los europeos y al que se enviaban exploradores en busca de sus secretos. En poco tiempo resultó ser un éxito absoluto. Esta novela aportó a Julio Verne la tranquilidad económica y un contrato con una editorial, que publicaría varias decenas de sus obras durante más de cuarenta años.

Cinco semanas en globo, de Julio Verne. Ficha técnica:

Precio Formato Categoría Páginas Tamaño
5,75 € PDF Libros 000 págs. 0,00 Mb.